Quiénes Somos Orden de Mérito Handicap Videos-Imagen Acceso Email Miembros
Estructura Blog Normas

Payne Stewart, despareció en los cielos

Recordando a Payne Stewart en fechas pasadas en el post dedicado a la firma comercial de Ian Poulter, me dí cuenta que todavía, a pesar de que ya han pasado unos cuantos años, tengo en la memoria a este caballero que representó al Golf más romántico de la época moderna.
Apenas cuatro meses después de haberse consagrado en el Abierto de los Estados Unidos celebrado en Pinehurst , y cuando se había convertido en firme candidato para ingresar en el World Golf Hall of Fame, su vida se apagó de manera trágica.  Están a punto de cumplirse doce años de aquel episodio aéreo macabro. A las 9.20 del 25 de octubre de 1999 Payne Stewart de 42 años, había partido con su Jet privado desde Orlando hasta Houston, Texas, donde jugaría el último Torneo de la temporada, reservado para los 30 primeros del ranking mundial.

El Jet Learjet 35, que llevaba a otras cuatro personas, realizó su última transmisión a las 9.44 cuando atravesaba Gainesville, Florida, a 39.000 pies de altura. La radio enmudeció a partir de entonces y el avión desvió misteriosamente su trayectoria. De pronto, los controladores de tráfico aéreo se quedaron sin ningún tipo de respuesta por parte de la aeronave. Sin rumbo, el aparato comenzó a transgredir las normas de la aviación civil y se dispararon las alarmas. No había margen para más: dos F-16 despegaron desde Tulsa, Oklahoma, para inspeccionar el avión. Cuando se acercaron a escasos metros comprobaron que los vidrios estaban sellados con hielo. Dedujeron que una fisura en la cabina había hecho perder lentamente la presión del aire, provocando que los dos pilotos, el golfista y sus dos agentes (Robert Fraley y Van Arden) quedaran inconscientes.

La noticia recorrió el mundo en segundos y la desgracia a causa de la despresurización pasó a ser portada en todos los noticieros. A lo largo del trayecto fueron anunciándose las identidades de todos los ocupantes. El piloto automático transformó aquel Learjet 35, literalmente, en un féretro con alas. Los caza F-16 lo vigilaron y lo siguieron desde el aire durante cinco interminables horas, con la intención de destruirlo en una zona segura para evitar en lo posible males mayores.
Bill Clinton, presidente entonces, se mantenía a la expectativa frente a los monitores y de él dependía la orden de derribarlo. Finalmente, el Jet se quedó sin combustible y se estrelló en un campo en las afueras de Aberdeen, Dakota del Sur. Stewart y las otras cuatro personas a bordo ya estaban muertos por hipoxia (falta de oxígeno) antes de que el aparato se convirtiera en un amasijo diseminado de hierros.
Stewart fue el primer campeón del US Open que no pudo defender su título desde que en 1949 lo mismo le ocurriera a Ben Hogan, a consecuencia de un terrible accidente automovilístico. En 2000, cuando el US Open se trasladó de Pinehurst a Peeble Beach con el recuerdo reciente de Payne, hubo una inolvidable ceremonia en la que veintiún profesionales amigos del fallecido ejecutaron un golpe de forma simultánea, lanzándo las bolas al océano.

La cancha de Pinehurst tiene grabado a fuego la conquista del elegante caballero en el Major de 1999. El festejo con su puño y su pierna derechos en alto, tras haber embocado un putt de casi 5 metros en el 18 -el más largo para definir a un campeón del Abierto de EE.UU- compuso una de las secuencias más bellas en el golf mundial. Con ese putt venció a un joven Phil Mickelson por tan sólo un golpe.

Igual que Poulter, su forma de vestir no pasaba desapercibida por los campos de golf. Poco antes se había referido a su look de golfista retro con boina y bombachos, que nunca abandonó pese a algunos comentarios con sorna: "Mi padre siempre decía que la manera más fácil de distinguirte de la multitud es por la forma de vestirte".

Aunque ya han pasado casi doce años, en el momento del aniversario de su desaparición, todavía llegará una sucesión de homenajes y recuerdos alrededor de su figura. El mundo del golf nunca lo olvidará;  todos los años, el PGA Tour entrega el Payne Stewart Award, galardón que distingue a los golfistas que muestran respeto y compromiso por el juego y que se involucran en obras de caridad.

Stewart ganó a lo largo de su carrera once torneos de la PGA entre ellos tres Majors, y otros trece en distintos circuitos. Representó a los Estados Unidos en cinco equipos de la Ryder Cup y la Copa Mundial.

0 comentarios :

 
Copyright © Hasvistomibola 2009 - All right reserved | Best view on mozilla, internet explorer, google chrome and opera.| Aviso Legal y Normas