Quiénes Somos Orden de Mérito Handicap Videos-Imagen Acceso Email Miembros
Estructura Blog Normas

El club de los corazones solitarios

Josh Svendsen, 47 años, de profesión Caddie, lugar de trabajo, cualquier torneo de la PGA, residencia habitual, un furgón blanco marca Ford. ¡Así..! como suena.

Es uno de los últimos personajes de una raza en extinción, un Caddie migrante de torneo en torneo en busca de trabajo.
En el año 2005 decidió dejar su profesión de administrativo y su apartamento de alquiler, para recorrer "de costa a costa" los torneos del circuito americano, esperando en cualquier "casa club" que algún jugador se haga con sus servicios.

Nunca ha estado casado, pero él vive su particular romance con un estilo de vida donde no existen las raíces, "No hay razón para trabajar de 9 a 5 y pagar un alquiler "
La vida de Caddie vagabundo es un trabajo que parece encajar a la perfección en su rebelde condición, "lo hago porque forma parte de mí ADN", dice Svendsen.

Los inseparables Caddies de los mejores jugadores del mundo, viajan en jets privados con tratamiento principesco, pero para aquellos que no llevan la bolsa de Tiger, Mickelson o cualquiera de las estrellas rutilantes del circuito, el trabajo es a menudo una loca carrera sembrada de incertidumbre.
Este trabajo ofrece libertad,  "pero no garantías", y a menudo dura el mismo tiempo que la buena racha del jugador de turno.
Svendsen es parte de un contingente cada vez menor de Caddies trashumantes que viajan por los torneos en bandada, como las gaviotas detrás de un barco pesquero. Cubren las bajas de los compañeros titulares, o son contratados por jugadores novatos que no se pueden permitir un Caddie fijo. Ellos pagan sus propios gastos y se arriesgan a viajar 2000 Kms para acabar ¡ con la puerta en las narices !
"Cuando empecé, podía aparecer en cualquier evento y ser contratado en el parking del campo", dice el veterano de 50 años Mike Sturgill, "Hoy eso raramente llega a suceder ".

En el escenario del golf actual, con un profesionalismo muy exigente, existe menos improvisación, y los días previos a un torneo se convierten para éstos hombres en una especie de feria de trabajo al aire libre. Generalmente esperan en el estacionamiento del campo de Golf  la llegada de los "Pros"..., ¿Tienes alguien esta semana?"  ¿Tienes mi móvil?. Recorren la cancha de prácticas repartiendo tarjetas de visita a diestro y siniestro, cualquier cosa con tal de pagar al menos la gasolina del viaje de vuelta al siguiente evento, pero para eso, mínimamente deben encontrar un jugador huérfano de Caddie que les asegure pasar el corte, porque de no ser así, el viaje habrá sido baldío.
Pero no importa, siempre quedará el siguiente Torneo....

0 comentarios :

 
Copyright © Hasvistomibola 2009 - All right reserved | Best view on mozilla, internet explorer, google chrome and opera.| Aviso Legal y Normas