Quiénes Somos Orden de Mérito Handicap Videos-Imagen Acceso Email Miembros
Estructura Blog Normas

Deontología de un Busca Bolas

19/03/2013


Siempre he sentido curiosidad por esos golfistas aficionados, auténticos profesionales "busca bolas", que son capaces de relegar su partido de golf a un segundo plano. Nunca sabes si van a jugar o decididamente van a buscar bolas y entre tanto juegan a golf.

Conozco auténticos depredadores, corre-fairways de guante blanco que a la más mínima oportunidad se pierden en el bosque, chapucean en el agua o descubren partes del campo de golf que el resto nunca conoceremos ni por asomo.

Estoy seguro que la carta de naturaleza de estos aficionados tiene más que ver con el instinto cazador que con cualquiera otra cuestión. El ser humano al regresar a la naturaleza encuentra cierto estado de felicidad, curiosa situación que experimentamos al volver al medio del que salimos. Los orígenes naturales de nuestra actividad primitiva no pueden ser olvidados y como decía Ortega y Gasset, son “muñones genéticos” que todavía existen y que nos gritan desde adentro.

Es anecdótico ver como el cazador-golfista ya no camina por el centro de la calle, lo hace por los caminos laterales, por la hierba alta rebuscando con todos los sentidos los preciados trofeos hasta que pisa algo redondo. Entonces, un escalofrío recorre todo su cuerpo hasta llegar casi al punto de congelación, al que responde con la exclamación propia de ¡cayó pieza..!

Algunos tristemente han renunciado al golf. Hay un punto de no retorno en la vida de un golfista y, probablemente se trate de jugadores que han llegado a tocar su punto más alto e inevitablemente ahora los designios del golf los conducen hacia abajo. El busca -bolas ya no practica en la cancha, ha dejado de juguetear con el control del juego,  y en lugar de alzar la vista hacia los árboles para establecer la dirección del viento, camina al acecho con la vista clavada en el horizonte del bosque o en la profundidad de un lago.

Atrás quedaron los sueños golfísticos de conquista, de agarrarse al campo para mejorar el resultado. Su balance competitivo se resume ahora en encontrar más bolas de las que pierde, satisfacción suficiente que le vale para inundar el maletero del coche con cientos de bolas que gracias a él sobreviven a su pasado.

©Hasvistomibola.com 2013 | Bocuse

0 comentarios :

 
Copyright © Hasvistomibola 2009 - All right reserved | Best view on mozilla, internet explorer, google chrome and opera.| Aviso Legal y Normas