Quiénes Somos Orden de Mérito Handicap Videos-Imagen Acceso Email Miembros
Estructura Blog Normas

El precio de ser golfista profesional

02/05/2013

Cuando hablamos de jugadores del circuito profesional todos tenemos en mente a las grandes estrellas como Tiger, Mcilroy y compañía, rebosantes de popularidad, fama y dinero. A veces no se tiene en cuenta que existe otro gran puñado de jugadores profesionales establecidos en circuitos de menor entidad, que apenas cubren gastos incluso con incursiones pasajeras en los grandes Tour.

Básicamente el gasto anual de un golfista profesional es directamente proporcional a la cantidad de torneos que pueda o decida jugar, a la categoría de los mismos y al nivel del alojamiento y estancia durante las largas temporadas fuera de su lugar de residencia habitual.

Exceptuando a las grandes estrellas del circuito, un jugador medio PGA puede gastar un mínimo de 80 mil dólares al año en viajes, alojamiento, traslados, caddie, gastos de inscripción y otros varios. Esa misma cantidad se puede ver reducida en un 20 o 25% si el circuito es el European Tour, pero también el nivel de premios es menor.

Cualquier golfista del European o PGA Tour solo necesita renovar su tarjeta para obtener ganancias más que suficientes para vivir holgadamente. Pero antes de llegar a jugar en los circuitos importantes hay que ganárselo en competiciones inferiores, donde el nivel de ingresos comparado con los gastos generados es muy justo incluso para un buen jugador, es el caso de los torneos satélite como el Challenge Tour en Europa o el Nationwide Tour en EE.UU.

Hasta que un jugador no gana un premio importante o escala puestos en el ránking mundial, el nivel de gastos supera la mayoría de veces a los ingresos. Con suerte, el equipamiento, palos, bolas y vestimenta, es aportado por alguna de las grandes marcas, pero si no hay buenos resultados el balance financiero es claramente negativo. Entonces ¿ cómo hacer frente a los gastos necesarios ?

Hay jugadores que por su trayectoria y talento demostrado consiguen desde muy pronto contratos con importantes patrocinadores que sufragan los gastos en los inicios de su carrera profesional. Pero esto no va más allá de uno pocos golfistas con calidad contrastada.

Para ser golfista profesional se debe contar con apoyo económico, recursos o ingenio, por ello el resto de jugadores se ven abocados a lo que tradicionalmente se llama "buscarse la vida", es decir, acceder a una financiación por otros medios distintos al de los grandes patrocinadores.

Este es el caso de muchos jugadores latinoamericanos, que cuentan con un ‘padrino’ o manager que se hace cargo de los gastos y al que tienen que devolver -en caso de ganar un premio importante- hasta el 70% de lo ganado, previo pago de lo inicialmente prestado. Además como complemento de ingresos, fuera de competición se ven obligados a realizar otros trabajos generalmente ligados al Golf, como impartir clínics o clases.

Obviamente el nivel de ingresos también es directamente proporcional a los éxitos cosechados y éstos a su vez, dependen de la mayor o menor estabilidad y presión a la que se vea sometido el jugador. El golf es un deporte que depende un 10% de la técnica y un 80% o más, de la preparación mental.

Es cierto que en el momento que aparecen los buenos resultados, todo se aclara, pero muchos y grandes jugadores nunca llegan a obtener un buen rendimiento a pesar de su calidad, consecuencia de jugar todas las semanas con la presión y responsabilidad de rentabilizar la inversión y el apoyo de terceros.

Similar a lo que sucede en otros deportes,  para el profesional de golf los resultados dictan el nivel de éxito. Por desgracia, son muchos los jugadores que se quedan por el camino sin poder demostrar su verdadero talento.

©Hasvistomibola.com 2013 | Bocuse

0 comentarios :

 
Copyright © Hasvistomibola 2009 - All right reserved | Best view on mozilla, internet explorer, google chrome and opera.| Aviso Legal y Normas