Quiénes Somos Orden de Mérito Handicap Videos-Imagen Acceso Email Miembros
Estructura Blog Normas

La lenta agonía del Golf

04/05/2015

La propia naturaleza del Golf, sus largas y pausadas horas de juego, no encajan con el actual y frenético modelo social. Nos guste o no, el golf requiere un tiempo excesivamente valioso para el estilo de vida moderno. Además, hay que añadir el esfuerzo económico que supone su práctica en plena debacle financiera.

Que el golf está en declive es evidente, tan solo un dato...,  desde el año 2011 en Estados Unidos se ha cerrado un promedio de 140 campos de golf al año. Por otro lado, el golf crece en algunos países emergentes como China pero en mercados maduros como Japón, Inglaterra, Irlanda e incluso Escocia el número de jugadores, desciende año tras año.
En lo que se refiere a España, en enero de 2015 se han registrado 11.000 licencias federativas menos que en el mismo mes del año anterior, confirmando una tendencia a la baja que dura ya 5 años.

Los más optimistas aseguran que el problema es meramente circunstancial, acotando su causa a la crisis económica unida a una deficiente promoción de los organismos del golf, pero en el fondo subyacen otros inconvenientes y contratiempos.

Este deporte experimentó a partir de 1985 un espectacular crecimiento a nivel mundial coincidiendo con la mayor disponibilidad del binomio renta y tiempo libre, junto con la reducción de la edad de jubilación.
Así, el perfil de muchos de los jugadores aficionados que llegaron por primera vez al golf correspondía a varones mayores de 35 años de edad, con un nivel de vida medio alto y con cierta estabilidad económica, pero hoy por desgracia, esa seguridad no está garantizada en ningún tramo de edad y en ninguna capa social.

Por otro lado, como todos los deportes el golf necesita un caldo de cultivo permanente para garantizar parte de su propia supervivencia y, aquí es donde surge otra complicada ecuación.
Siguiendo con el ejemplo ..., en EE.UU el número de jóvenes jugadores comprendidos entre 18 y 30 años de edad, se ha hundido en la última década casi un 35 por ciento.
Hay que analizar el lento declive del golf desde la perspectiva del cambio de modelo socio-económico y desde sus intentos por reinventarse para unas nuevas generaciones nacidas bajo el influjo de los smartphones, tablets y juegos de ordenador.

La aparición de nuevas tecnologías gracias a Internet ha cambiado y cambiará todavía más el modelo de relaciones y hábitos sociales. El que más o el que menos ya ha experimentado a estas alturas el efecto inmediato sobre nuestras costumbres y hábitos de vida.

Así, con este panorama, observamos como muchos de los habituales practicantes se alejan del juego, otros, como los que deben llegar por edad y estabilidad, no lo hacen y entre los jóvenes no triunfa un deporte en el que hay que disponer de más de 4 horas para disfrutar de una jornada completa de golf.
Mientras existan otras alternativas de ocio deportivo más económicas e inmediatas, hay que reconocer cierta incompatibilidad entre el tiempo necesario de dedicación al golf y el resto de obligaciones y actividades diarias.

Hace 500 años una hora duraba 60 minutos, exactamente igual que hoy, pero fue en el siglo XX donde las agujas del reloj comenzaron a correr a mayor velocidad, de ahí la frase acuñada y conocida por el popule meu como "el tiempo es un bien más valioso que el oro..."

Jack Nicklaus, tal vez el mejor golfista de la historia, tiene su propia teoría del por qué se está produciendo un tímido pero preocupante declive del golf ;
"como aficionado me gustaría practicar el juego no más de tres horas por jornada completa, lo ideal es obtener satisfacciones razonables rápidamente sin que te cueste un ojo de la cara..." 

Si por un lado el relevo generacional no es el deseable y los que practicamos habitualmente no sabemos hasta cuándo lo haremos, ¿qué se debería hacer para asegurar la buena salud del golf en el futuro..?
Seguramente que muchas y sutiles cosas, como adecuar la oferta al tipo de demanda actual, por eso estoy convencido que vivimos un tiempo de transición y antes o después,  se deberá producir un cambio en uno de los formalismos más importantes de este deporte,  a mi parecer,  la disminución del número de hoyos a disputar en una vuelta completa.

Ya hay precedentes en este sentido, puesto que en 1764 St.Andrews pasó de 22 a 18 hoyos debido entre otros motivos a la facilidad y economía de mantener un menor número de hoyos, sin modificar en lo más mínimo el espíritu del juego. Esta medida se convirtió más tarde en un patrón que imitaron el resto de campos hasta su completa estandarización.

Como ya se ha dicho, "el tiempo es oro" y parece que si no hay cambios significativos en un futuro cercano, será muy difícil que las nuevas generaciones elijan el golf como su deporte favorito.
Si el golf quiere seguir creciendo no tiene más remedio que flexibilizar su modelo actual, sin perder claro está su propia identidad, pero adaptándose a la demanda vigente, dando cabida a más jugadores y alejándose de un elitismo solo al alcance de un perfil social determinado.

Este deporte nunca ha sido barato y por su propia singularidad de funcionamiento, nunca lo será. Ostenta un caché bien ganado de deporte elitista que en cualquier caso no se ha producido solo por una cuestión meramente econonómica...
¿ Cuantos aficionados disponen de tiempo suficiente para realizar dos o tres vueltas completas semanalmente ?
Tal vez la decisión de reducir el número de hoyos consiga que se juegue menos tiempo por jornada pero más veces a la semana, solución que parece mas cercana a la demanda vital del siglo XXI.

Si lo pensamos bien, la parte mas atractiva del golf no se encuentra únicamente en los largos paseos al sol, si no en la necesidad de conjugar el ejercicio deportivo convertido en un espacio ocioso, divertido, equilibrado y asequible tanto en el tiempo de dedicación como en el desembolso económico.

En definitiva, al Golf solo lo puede salvar el Golf...


©Hasvistomibola.com 2015 | Bocuse

6 comentarios :

  1. Estoy de acuerdo en muchas cosas, excepto en eso de reducir el número de hoyos, cada cual puede ajustar el número de hoyos a jugar al tiempo de que disponga

    ResponderEliminar
  2. Hola, no creo en una determinante reducción en el total de hoyos. Una buena alternativa sería organizar directamente torneos de 9 hoyos y, en los campos, podrían jugarse dos torneos simultaneamente del 1 al 9 y otro del 10 al 18

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo.
    Yo no puedo sacar 4 horas libres durante 5 días a a la semana, y tengo problemas para sacarlos el fin de semana.
    ¿Por qué no flexibilizar el juego con modalidades de 6 y 12 hoyos?
    Lo único que hace falta es que los campos lo permitan y adecuen sus cuotas a ello... los socios rápido nos adecuaremos.
    El estándar deportivo está en una hora, como mucho hora y media: en el gimnasio, futbol sala, padel... los 60 minutos ya forman parte de nuestra organización diaria, pero 3 o 4 horas...

    ResponderEliminar
  4. si no se dispone de tiempo, que no se juegue, o vayan a un diving, el golf es lo que es, mañana van a pedir, que se juegue corriendo maratòn, aqui en Argentina, se les habrio, la puerta a los que juegan sin hcp,amateur y aficionados, y se cobra bastante economico, el green fee, y muchos luego se han federado, y participan de torneos, ademas nadie esta obligado, a jugar 18 hoyos,en dias de semana jugas los hoyos que vos quieras, se imaginan un partido de futbol de 45 minutos seamos realistas, y aceptemos, que el golf es lo que es,y punto.-

    ResponderEliminar
  5. pdta, saben cuanto cuesta, mantener un campo de golf, cortar cesped, mantener greens, perder dias-monetariamente hablando, de juegos, por mal tiempo,o sea gastos de mantenimiento y personal, los costes en la mayoria de los casos, no se condicen con los montos, que se erogan, que lindo es llegar al campo, pones el tee, la pelotita, y practicar el swing, sin pensar si el pasto esta largo, si el green, esta bien cortado, o si los encargados, hicieron bien su trabajo, y lo mas importante si se pagaron, impuestos y rentas, del campito de golf, señores todo esto tiene un precio, el que no lo vea asi que compre su propio campo y se vaya a jugar al golf,en su campito,se precisan algunas ectareas no es pavada lo que les digo.-

    ResponderEliminar
  6. Sobre todo que sea más accesible. Porqué el fútbol mueve tanto? Porque cuidan desde pequeños a sus futuros consumidores. No puede ser que a un niño le cueste en un campo cerca de casa 980 euros hacerse socio, +50 de buggies cada vez que sales al campo, es de traca. La exclusividad genera rechazo en la sociedad.

    ResponderEliminar

 
Copyright © Hasvistomibola 2009 - All right reserved | Best view on mozilla, internet explorer, google chrome and opera.| Aviso Legal y Normas